jueves, 30 de abril de 2015

RELAJAR LOS OJOS ES IMPORTANTE

   Esta entrada es importante sobre todo para los recién llegados, pero también para el resto.

   Con las miodesopsias, sobre todo al principio, es frecuente llegar a la noche con los ojos completamente tensos, creando una incomodidad importante que incluso puede crearnos dolor muscular, de cabeza, sequedad e irritación ocular, etc. Involutariamente es muy común que nos esforcemos sin parar en enfocar, y que nuestro ojo se tense cuando aparecen los famosos hilos o telarañas, a consecuencia de la respuesta negativa que el cerebro proporciona a ese estímulo. 

   Aunque con el tiempo disminuye esta respuesta, es importante que aprendamos y sepamos como relajar nuestros ojos, con lo que hemos rescatado de la red estos 5 consejos. Como siempre, si dispones de otro que a ti te funciona, escríbenos un comentario :) 


1.- Automasaje. Cierra los ojos. Coloca la punta de tus dedos sobre la frente, un centímetro aproximadamente arriba de las cejas y haz círculos pequeños suavemente durante unos segundos. Después estira las cejas con tus manos, siguiendo su forma del centro hacia afuera. Finalmente, coloca los dedos a los lados de los ojos (en la sien) y realiza movimientos circulares.

2.- Relajación visual. Párate derecho con las piernas un poco separadas. Sin mover los pies, gira tu cuerpo y la cara lentamente hacia la derecha y regresa a la posición inicial y sigue a la izquierda, no frenes el movimiento; observa con los ojos todo el recorrido. Inhala y exhala lentamente.

3.- Palming. Siéntate cómodamente frente a una mesa. Apoya los codos sobre ella, junta los dedos de la mano y flexiónalos un poco de forma que simules un caparazón. Cubre los ojos, cuida que los dedos cruzados se ubiquen en la frente y la nariz esté libre para respirar. Sin ejercer presión mueve las manos de una forma circular.

4.- Ochos. Estira un dedo y simula que escribes en el aire un ocho grande horizontal. Observa tu dedo mientras realizas este movimiento, tu cabeza debe permanecer inmóvil. Hazlo de una forma suave y lenta, para que tu respiración sea tranquila.

5.- Cerca y lejos. Estira un dedo de tu mano y colócalo enfrente de tus ojos. Aleja tu mano lentamente hasta que esté totalmente estirado tu brazo. Ahora, acerca despacio el dedo muy cerca de los ojos (a unos cinco centímetros aproximadamente).  Tus ojos deben permanecer fijos en el dedo.

Fuente: Salud 180.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario