sábado, 16 de mayo de 2015

QUE ES, COMO SE REALIZA Y QUE RIESGO TIENE UNA VITRECTOMÍA

¿Qué es la vitrectomía?

La vitrectomía es una cirugía ocular que se utiliza para extraer el vítreo (el "gel" que rellena la cavidad ocular, y del que ya os hemos hablado detalladamente en otra entrada del blog).

Este procedimiento también se realiza, aún estando el vítreo en buenas condiciones, cuando se requiere extraerlo para trabajar directamente sobre la retina.

Esta cirugía ha permitido que muchos pacientes que hace algunos años perdían irremediablemente la visión, puedan mantenerla o recuperarla a niveles muy satisfactorios.


“La vitrectomía es una técnica de microcirugía ocular que permite entrar en la cavidad vítrea y acceder a la retina para realizar maniobras y mejorar patologías oculares”.




¿Cuándo se realiza?

Hay varias enfermedades oculares, principalmente de retina, que requieren una vitrectomía:

-Retinopatía diabética
-Desprendimiento de retina
-Heridas oculares o traumatismos, enfermedades de la mácula, agujeros -Maculares o degeneraciones maculares con neovasos
-Problemas secundarios o inflamaciones del ojo
-Patologías relacionadas con la alta miopía
-Ocasionalmente, después de operaciones de cataratas donde han existido complicaciones
-En el caso de la uveítis, la vitrectomía se indica principalmente para tratar complicaciones derivadas de la enfermedad
-Cada vez de forma más frecuente, en el tratamiento de Miodesopsias severas.


Exámenes previos

Antes de la intervención se realiza un examen ocular detallado, y con frecuencia, una ecografía que muestra el estado de los tejidos oculares.


También se pueden sumar otras pruebas, como son:

Tomografía de Coherencia Óptica Retiniana (OCT): escáner que se utiliza para captar imágenes tomográficas del ojo en alta definición

Angiografía fluoresceínica: prueba de contraste para ver posibles pérdidas de fluido o daños en vasos sanguíneos de la retina

Test electrofisiológico: prueba que registra la estimulación eléctrica del ojo para detectar problemas en la retina y en toda la vía óptica hasta la corteza cerebral.


¿Cómo se realiza?

Este procedimiento se lleva a cabo con delicados instrumentos, que son introducidos dentro del globo ocular a través de pequeñas incisiones en su pared externa (esclera).

Algunos de los instrumentos que se utilizan son: una luz de fibra óptica para iluminar la retina, una cánula de irrigación que mantiene la presión intraocular, y un instrumento que corta y extrae el vítreo. También se utilizan tijeras, pinzas y multitud de otros instrumentos seleccionados para cada caso.

Durante la cirugía, el ojo puede recibir una inyección de gas o una mezcla de aire con gas que tiene la función de reparar el desprendimiento de retina, cerrar un agujero macular o solucionar otros defectos.

La intervención se realiza con anestesia local y dura entre 25 minutos y 2 horas, dependiendo de la patología del ojo.

En ocasiones, el oftalmólogo deberá reparar otros tejidos y realizar otros procedimientos paralelos, como quitar una catarata o llevar a cabo un trasplante de córnea.





Riesgos

Los riesgos de una vitrectomía son menores que los beneficios que se esperan para mejorar la visión después de la intervención.

Algunos de los posibles riesgos son sangrado postoperatorio, desprendimiento de retina, aumento de la presión ocular en el postoperatorio, glaucoma neurovascular, catarata o infección.


En el caso de las Miodesopsias, el único riesgo alto y que debemos asumir como seguro es la aparición de cataratas. En pacientes jóvenes se demora hasta 10 años, y en pacientes mayores su aparición es rápida, en aproximadamente un año, con lo que se requiere cirugía.

También, aunque sea un riesgo más bajo, debemos estar pendientes de revisiones periódicas y cambios en nuestra visión para prevenir un desprendimiento de retina. No obstante, antes de la operación el doctor nos dirá si es necesario reforzar y apuntalar la retina, para minimizar al máximo este riesgo.

Por su importancia y como causa de ceguera en el ojo, es importante revisar la acumulación de presión en el ojo para evitar el glaucoma, que resulta del crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el ojo que obstruyen los conductos de drenaje. Esta obstrucción impide el drenaje apropiado del líquido y provoca una acumulación de presión. Aunque sus porcentajes son bajos, debemos conocer y explicar todos los posibles riesgos.

Si la vitrectomía se aplica a otras patologías, hay que tener en cuenta otras complicaciones.


Tras hablar con muchos cirujanos, todos ellos nos han AFIRMADO que con la vitrectomía cualquier COMPLICACIÓN es REVERSIBLE y REPARABLE, por lo que debemos estar pendientes de cualquier cambio inusual, de las revisiones y seguir las recomendaciones de nuestro oftalmólogo.

Hemos buscado casos de ceguera, visión doble, glaucomas y complicaciones de este tipo permanentes en vitrectomías para extracción del vítreo, pero no las hemos encontrado.

Si hemos encontrado algún caso en los que quedan restos de moscas volantes, aunque la gran mayoría desaparecen para siempre. Esto se debe a que el máximo de vítreo extraíble (si el cirujano es bueno) es de un 90%. En el 10% restante pueden permanecer moscas volantes. Por ello, es importante saber donde están localizadas nuestras moscas antes de la cirugía, en la medida de lo posible, y exigir que nos extraigan el máximo posible, para evitar una 2da intervención, con todas las molestias, riesgos y desembolso económico que conlleva.


Después de la intervención

Tras la cirugía normalmente se retira el parche de oclusión al cabo de pocas horas. El paciente puede presentar algún dolor ocular, aunque sólo deberá tratarse con gotas y pomada para aliviar los síntomas y la inflamación intraocular.

En general, la persona postoperada puede hacer una vida normal, salvo en el caso en que se le haya introducido gas en el ojo durante la operación.

El gas es absorbido por el ojo lentamente, en un período de tiempo que puede durar varias semanas dependiendo del tipo de gas que se utilice.

Cuando el ojo está lleno de gas, la visión es muy pobre. A medida que éste disminuye, se van creando diferentes efectos visuales molestos que acaban desapareciendo completamente.

Mientras el gas no se disuelva, el paciente no debería viajar en avión o acceder a alturas superiores a 800 – 1000 metros de forma rápida. Si por circunstancias especiales esto fuera necesario, es preferible que lo consulte antes con su oftalmólogo.

2 comentarios:

  1. Hola

    Me operaron de desprendimiento de retina hace casi 6 semanas y la burbuja de gas que me introdujeron parece haberse estabilizado y continuo con un 15% aprox...¿cuanto puede durra todavia?

    ResponderEliminar
  2. yo estoy pensando en operarme de miodesopsias.alguien de aquí lo a hecho ?.como se a quedado?.me dijeron que si no dañaban el ojo no me meterían ni gas ni liquido,es asi?

    ResponderEliminar