martes, 19 de mayo de 2015

LAS MIODESOPSIAS Y LAS TERAPIAS PSICOLÓGICAS (1)

Hola amig@s. Soy consciente de que esta publicación posiblemente desate la rabia de más de uno, pero no seríamos objetivos si desde esta asociación no abarcásemos el tema de las miodesopsias desde todos los puntos.

Bien sabe quien lee desde el principio, que inconscientemente, quien os habla es muy dado y propenso a las intervenciones como el láser y la vitrectomía (esto es como el periodismo, nunca es objetivo del todo). Pero hay 2 artículos que he rescatado del foro www.moscasvolantes.foroactivo.com que creo merecen la pena ser divulgados, y no sería justo no hacerlo. Habrá personas a las que les sirva de ayuda, y personas a las que le parezca una tontería. Pero sí es cierto que hay muchos afectados que nos escriben afirmando que las terapias psicológicas y los procesos mentales les han ayudado. Incluso con cantidades enormes de moscas volantes.

Cabe destacar, que quizá exagera un poco en frases como "tirar las gafas a la basura", pues yo sin gafas me quedaría ciego, no por las moscas en si, si no porque ellas mismas me intensifican la luz al reflejarse en ellas. Pero en general, el texto se entiende muy bien, y por eso vamos a respetarlo tal y como está, sin ninguna modificación. 

Por ello, aquí os dejo el texto de un usario de este foro, "pancreator", que quizá nos cambie la percepción de las cosas :) 

"Esta bien que tengamos esperanzas en un avance médico que logré un tratamiento eficaz y seguro para tratar las miodesopsias pero hemos de ser sinceros y realistas, aunque nos suene duro, el mejor tratamiento hoy por hoy para las moscas volantes es un tratamiento psicológico. Y digo tratamiento psicológico que es muy diferente al “con el tiempo ya te acostumbraras” o “no les prestes atención”, no, es algo más complejo. 


En realidad se trata de tratamientos psicológicos de los que se usan para superar traumas fóbicos-ansiosos, es decir, hay que poner mucho de uno mismo, querer curarse y creo que en muchos casos contar con la ayuda de un terapeuta. Esto es algo que todavía está en pañales, lo de la ayuda psicológica para las miodesopsias. En otras anomalías como los acúfenos esto está mucho más avanzado. A ver, lo que realmente nos afecta de las moscas no es verlas en sí, de hecho si uno mira al cielo observando sus manchas y logra desconectar su mente para no tener ninguna emoción al visualizarlas (cosa que para las personas afectadas es muy difícil hacerlo antes de curarse), pues son hasta curiosas, se puede jugar con ellas moviéndolas, sacándoles parecidos con objetos y formas, etc., es decir en si mismo las miodesopsias no provocan emociones pues no inciden directamente sobre ningún sistema nervioso. El problema proviene de la REACCIÓN que nuestra mente tiene frente a la visualización de las miodesopsias, una reacción que todos conocemos bien, rabia, frustración, miedo… Se trata fundamentalmente de esto, de miedo, es decir de la definición más pura de ANSIEDAD, tenemos miedo de ver las miodesopsias, nos causan fobia y eso, pensemos lo que pensemos, lo hemos provocado nosotros, inconscientemente evidentemente, por nuestra forma de ser y nuestras capacidades mentales para afrontar las cosas, pero es así. No quiero decir que las miodesopsias nos las hemos provocado nosotros, pero si nuestra mente construye la REACCIÓN que tenemos ante ellas, cómo ante cualquier cosa que nos disguste. No sé si conocéis los tratamientos psicológicos frente a los trastornos ansioso-obsesivos, pero es el camino para vencer a las moscas volantes, es como el que tiene fobia a montar en ascensor. Por ello, el objetivo final más que acostumbrarse a las moscas, que suena más a resignarse cuando te lo dicen, de lo que se trata es de OLVIDARSE de las moscas, es un proceso más de olvido que de acostumbramiento. Evidentemente es difícil olvidarse de las moscas si uno las tiene en el pensamiento el 90% del día y se dedica a buscar información y a participar en foros al respecto, todo esto no hace más que alimentar el recuerdo. El libro ese de autoayuda para las miodesopsias que circula por ahí que tanto os ha defraudado porque no presenta una “solución mágica” para “acostumbrarse” a las moscas, pues realmente muestra bastante bien cuál debe ser el camino en el tratamiento psicológico, aunque de forma muy general y a nivel divulgativo. Se trata en el fondo de un tratamiento de ansiedad maniático-obsesiva. Con otras percepciones sensoriales anómalas, como los acúfenos, funciona muy bien. He de decir que esto es un proceso lento y largo, que evidentemente depende de la persona, pero que en todo caso se necesita predisposición para curarse, si uno no cree que puede curarse no se curará. Si uno cree que para curarnos sólo podemos esperar a la vitrectomia del futuro pues esperamos sentados. Si creemos que sólo nos curaremos esperando el avance médico nos estamos equivocando, estamos alimentando el recuerdo. Tampoco consiste en cruzarse de brazos y “a ver si me acostumbro”, o estar continuamente comprobando “cuánto me he acostumbrado hoy”, esto no funciona así. Se ha de evitar la comprobación y la evitación. Desde luego en un primer momento lo peor es la evitación, ya sé que es difícil, pero al principio hay que tratar de no evitar las manchas. ¿Qué quiere decir esto?, pues ser fuertes y no dejar de hacer absolutamente nada de lo que haríamos sin miodesopsias y de la misma manera, lo contrario fortalece su importancia y alimenta el desagrado y el miedo que les podamos tener. Hay que reducir su importancia en nuestras vidas. Hay que hacer lo que siempre hemos hecho y lo que haríamos sin manchas, cueste lo que cueste, apretando los dientes si hace falta (pero sin cerrar los ojos). Hay que intentar hacer lo que estemos haciendo centrándonos y concentrándonos en eso, tratando de evitar pensar en las moscas, ni siquiera para ver “cuán acostumbrado estoy”, no. Si pasan las manchas por mis ojos pues allá ellas, a lo mío, que hay mucho que hacer y además hay que hacerlo bien. Estaría bien también dejar de hacer las estupideces que hemos estando haciendo por culpa de las miodesopsias, eso de huir de la luz, de llevar gafas oscuras hasta para ir al baño, de leer y estudiar en el cuarto oscuro, etc., etc. Dos cosas concretas que son muy practicas en todo esto son: tirar las gafas de sol a la basura y no mirar más información sobre miodesopsias en Internet. 





Poco a poco se verá como tampoco son para tanto, que no me impiden hacer una vida absolutamente normal al 100%, aún cuando me cueste más esfuerzo al principio. Se verá que tampoco son tan monstruosas como parecían y que ni siquiera me molestan tanto. Hay que reducir el tiempo que se piensa en las moscas, hasta que logremos hacer nuestra vida sin recordar que podemos visualizar las miodesopsias y entonces estaremos acostumbrados, y sí, desaparecerán de nuestra mente, no de nuestros ojos, pero que más dará entonces, si no nos afectarán nada en absoluto, serán simplemente un fenómeno sensorial curioso de nuestro cuerpo.





Insisto, las manchas las vamos a visualizar siempre pero llegará un momento en que no las veremos, es decir llegará un momento en que las manchas pasarán por delante de nuestro campo visual y cómo no habrá reacción mental, la mente se olvidará de ellas, y sí, las podremos visualizar si queremos tan claras y nítidas como siempre, pero no las veremos, desaparecerán de nuestro sistema de percepción. De eso se trata, acostumbrarse es olvidarlas mentalmente. 





Entiendo que en algunas personas la percepción de las miodesopsias ha llegado a un nivel de ansiedad de tipo fóbico con un temor extremo del cuál es difícil salir y comenzar el proceso de “olvido”. Aquí la técnica habitual es la de inmersión, es decir, tratamiento de choque frente a la situación fóbica, en este caso mirar muchas veces al cielo claro y visualizar todas las manchas tratando de controlar la reacción. Así, se pierde el miedo y se puede comenzar a olvidarse de las miodesopsias. 





Se me ha olvidado que previo a todo el proceso de adaptación de olvido-acostumbramiento es necesario un paso, aparte del de perder el miedo a las manchas, y es el de ACEPTACIÓN de la situación. Este paso es el que más controversia conlleva, pero es necesario, si no se acepta la situación no se llegará a olvidarse nunca de ella. Y cuidado, aceptar no es resignarse, es un aspecto de maduración personal, de entender y comprender lo que somos como humanos dentro de este mundo, de lo que podemos ser capaces y de lo que nos puede llegar a pasar. Y sí, RELATIVIZAR es necesario, aún cuando sé que no os gusta el concepto. Al fin y al cabo relativizar es poner cada cosa en su sitio desde una perspectiva global y no personal, y que ello nos permita afrontar las distintas situaciones a la que la vida nos enfrente. En eso queridos amigos consiste la maduración como personas, eso es la experiencia de la vida que se habla muchas veces, saber lo que es la vida, lo que es el ser humano, su historia y su naturaleza. Cuando se dice que esto de las moscas volantes es una tontería, pues aún cuando ahora no nos lo parezca, en verdad que lo es y no se trata de ningún consuelo. Nos pueden ocurrir otras muchas cosas en la vida que nos harían desear tener miodesopsias hasta en la eternidad. Esto es difícil de comprender siendo joven y, aún cuando depende de las personas, normalmente la maduración se da con el paso de los años y la relativización se hace más sencilla a edad más avanzada. Estamos de acuerdo en que personas afectadas de miodesopsias de mediana o tercera edad no sufren tanto el problema y lo afrontan mucho mejor y lo suelen superar sin dificultades. La experiencia vital te da la capacidad de relativizar y objetivizar las cosas, y en especial las adversidades de la vida. No obstante, a la edad que sea, hay que tratar de ser maduro y relativizar las cosas, y más aún cuestiones como las miodesopsias. Para el que le cueste esto le aconsejo que se pasee un domingo por cualquier planta de un hospital que no sea la de maternidad y converse con los pacientes y sus familiares, si no sale feliz y contento de sólo visualizar sus moscas es que es un insensible, un egoísta o un inmaduro" 


3 comentarios:

  1. Cierto es que cuando salen sirve como tranquilizador eso. Pero cuando las manchas negras te atraviesan el ojo de un punto a otro, y te desforman casi la vision con cualquier movimiento(sease mi caso). Le contis eso a papanoel. Y eso de tirar las gafas es para aplaudir, pues yo sin ellas estaria jodido del todo, ya que si que me relajan. Admito que se que no hay solucion viable actualmente y debemos de jodernos(puede que yo en breve tenga que dejar mi trabajo por este problema, y no estoy chillando ni como un loco, simplemente me molestan y a llegado un punto que es demasiada molestia y tendre que trabajar en algo que este casi de noche. Simplemente me tengo que adaptar a lo que me permita hacer vida. Y llegado el punto critico o me jugare el todo a una operacion o a mejor vida, no hay mas historia. Solo espero que por desgracia le pase esto a algun novamas en oftalmologia para que se pongan las pilas

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Hola Oscar. Todo el mundo utiliza hoy muchísimo el ordenador y la TV. Nosotros como asociación no vamos a especular con las causas, y mucho menos con una práctica tan habitual. Todo el mundo ve mucho la TV y pantallas, y no por ello todos tienen Miodesopsias. No vamos a caer en el error de elaborar teorías, no es nuestro cometido. De igual modo, tu teoría del 2do mensaje y las "fibras del ojo" no tiene ningún sentido, y son unas opiniones que pueden confundir a mucha gente, con lo que procedemos a su borrado.

    ResponderEliminar